domingo, 14 de enero de 2018

Historietas Extraordinarias 1

Revista formato 20,5 x 9 cm, 92 páginas blanco y negro + tapa y retiraciones color, encuadernado rústico. Autor: Kokin Kokambar (http://kokambar.blogspot.com.ar/). Edita (sin acreditación en tapa) Ediciones Pollofante (https://es-la.facebook.com/edicionespollofante/).
Una tapa para gobernarlas a todas, una tapa para encontrarlas, una tapa
para atraerlas a todas y ponerles mayonesa, en la tierra de Lanús,
 donde se extienden las sombras.


¿Qué onda?

Dedicamos la primer nota de este blog a El Capitán Supositorio Volúmen 4 hace casi cuatro años, y yo manifestaba mi lazo mental con Kokin Kokambar por las felices coincidencias derivadas de esa gran historieta cómica de superhéroes que hace aún (sacó dos volúmenes más y un recopilatorio). Pero las coincidencias se diluyeron un poco con los años, y es mi culpa. Kokin es igual que cuando nos conocimos: hilarante, superproductivo, inquieto y fana de Batman. Yo, por otro lado, ni productivo ni inquieto, y me he puesto peor, tal vez por la edad, tal vez por las cosas que me han pasado. Lo cierto es que, entre sus muchos proyectos, que incluyen una bella tira a color llamada Huevos Fritos del Espacio, que ya sacó dos ediciones, Kokín, a través de su sello Pollofante, sacó esta revista que se revela parte de algo a continuar desde la tapa, que muestra un 1 al costado.
¿De qué se trata?
En forma de ilustraciones con texto y de tiras, se van formando a través de 90 capítulos, distintas historias que se entrelazan y se cuentan no necesariamente de manera continua. En la tapa se anuncian tres que tienen su importancia en la trama general: El Hombre que Pegaba Perros Por El Culo, El Fin del Futbol y Los Cafeteros Que Querían Destruir La Civilización. La última en particular viene esparcida en bloques y episodios a lo largo de la historia. Entre medio de eso, tenemos muchos capítulos donde se mezclan dosis de argentinidad conurbana (centrada, como corresponde a un bonaerense del sur del conurbano como Kokin, en el Mordor del conurbano septentrional: Lanús), fantasía épica y una lógica innegable tanto como absurda. Citaré como de importancia y constancia las sagas del Panchero, De Ñopo el destructor y de Soplete el árbol viviente.
Estas muchas historias mechadas con capítulos sueltos con referencias tan eclécticas como Sofovich, El Señor de los Anillos, influencias Lovecraftianas, el Kaiju nipón, cuentos de hadas, la carrera espacial, El Principito y hasta un cruce entre los desafíos de la tecnología de celulares y el presuntamente finado líder de Al Qaeda, conforman un conjunto con todo lo que Kokin nos tiene acostumbrados en cuanto a humor. Con el mismo amor e irreverencia con que trata al género superheróico en El Capitán Supositorio, lo hace con casi todo lo demás en estas Historietas Extraordinarias que, espero, no tarden mucho en darnos el número 2, aunque haya que buscarlo a la tierra de Lanús, donde se extienden las sombras.



Momento álgido y Lovecraftiano de la historieta.
¿Quién debería leer Historietas Extraordinarias 1?
Además de los seguidores habituales de Kokin, que ya saben qué esperar, cualquiera que sepa apreciar el humor multirreferencial, que abreva en la cultura pop, en el costumbrismo y en el disparate. Si te gusta Rick & Morty y no te reís solamente de esa mitad de los gags que están pensados para el común de la gente astuta, sino también de los que requieren algo más que la cultura pop, deberías poder disfrutar de enterarte de los Enanos que viajaron al espacio, del destino cruel de El Principito, de cómo atrapar a un demonio del invierno del infierno, de cómo los celulares desbancaron a los anillos de poder o de lo difícil que es conseguir bigotes de lagarto calvo para hacer tisanas o hechizos del más alto nivel... en Lanús.

MAX KING

domingo, 7 de enero de 2018

Steve Ditko, Investigador Privado



No hace falta deschavar el argumento
en la tapa para vender la historieta,
que es un caño.

Revista formato 13 x 21 cm 40 páginas blanco y negro más tapa en dos colores, autor Renzo Podestá (Tumblr: http://renzopodesta.tumblr.com/ ; Sitio personal y autoeditorial: http://lenoisecomix.com/renzo/ ; Perfil en DeviantArt: https://ixigore.deviantart.com/ ), editado por La Pinta (http://www.bibliopinta.com/).

¿Qué onda?

En estos años en que estuve alejado de este blog, me perdí de hablar de muchas publicaciones geniales, una de ellas es una de las obras magnas de Renzo Podestá, El Aneurisma del Chico Punk. Obra enorme en calidad y tamaño (223 páginas) con un enfoque visual mucho más oscuro.
Así como son sus obras, es la personalidad de Renzo: genial, ácida y con un patovica en la puerta que si sos medio cabeza de termo, te trata bien igual pero no te deja entrar. Y lejos de esa larga, compleja y emocionante odisea que fue El Aneurisma..., Steve Ditko Investigador Privado tiene un estilo gráfico más cercano a la línea clara (sin perder ni un ápice del estilo Podestá) es definitivamente más corta, y más pródiga en humor. Como me ha pasado con muchos autores que conocí a través de mis años en el mundo fanzinero, a Renzo también lo redescubrí tarde, cuando ya no estaba viviendo en su Rosario natal, sino en la Docta Córdoba Capital. Mejor tarde que nunca, me repito, porque lo que leo ahora no me decepciona y me indica que valió la pena la espera, y encontrarlo recién ahora, que su arte llegó a su altura de crucero.
Renzo autoeditó El Aneurisma desde su sello Le Noise, pero Steve llega a usted gracias al sello de Martín Muntaner, La Pinta.


¿De qué se trata?
En una de las mejores sinopsis de contratapa/prólogo de introducción que haya leído, se nos plantea una cuestión muy interesante y real: el creador de Spiderman, Doctor Strange y The Question, Steve Ditko, dejó de repente el centro de la escena comiquera en plena fama, en la década del 70, limitándose a colaboraciones, trabajos para antologías y fanzines que sigue haciendo hoy en día. ¿Por qué decidió convertirse en un outsider? ¿Por qué se alejó? ¿Y en qué ocupa sus días? Lo que sigue, responde las preguntas, aunque no literalmente. Presentada de manera no cronológica, la historia, que no pienso espoilear de ningún modo, se desarrolla tan naturalmente que, al terminar, una relectura no hace más que afirmar la idea de que el modo en que se presentaron los hechos es simplemente perfecto. Ojalá yo pudiera narrar el 10% de bien. Los saltos en el tiempo tienen su justificación, el modo en que volvemos sobre los pasos hace que las piezas de información completen la historia en la cabeza sin la menor molestia. Y al final de la historia, además de tener respondidas las preguntas iniciales, entendemos que no había mejor modo de que se nos contase el cuento que éste. ¿Qué más le podés pedir a una historieta que dibujos y narración precisos como un reloj suizo?

¿Quién debería comprar Steve Ditko:Investigador Privado?
Cualquiera bien del palo de la historieta yanki, conocedor de sus figuras y su historia, apreciará leer esta historieta protagonizada por uno de los creadores fundamentales del género superheróico, aunque no haya un solo tipo volando en calzas en toda la historieta.
Fuera del ghetto, cualquiera mínimamente informado sobre la existencia de Steve Ditko, cualquiera que pueda disfrutar una buena historia de intrigas detectivescas con toques de costumbrismo neoyorkino y, definitivamente, cualquier fan letal de Renzo.
Todos lo van a disfrutar tanto como lo hice yo.


MAX KING

lunes, 1 de enero de 2018

FANZINE GAMING: Monigote Fantasy

Videojuego Para PC y MAC basado en el motor RPGMaker desarrollado por BitBrosGames! , descargable gratuitamente desde el sitio, hasta que una importante empresa de videojuegos, tipo Steam, les ponga un oneroso billete para obtener la exclusividad de este juego y venderlo a los incautos que no llegaron a bajarlo antes, a unos 10 o 20 dólares. También hay una página en Facebook con bocha de arte y menudencias para los fans.

La pantalla con la que empieza la aventura.

¿Qué onda?
En 2011, Bruno Gambarotta, también conocido como Jagi Pepérez, entre otros alias, un flaco que dibuja con influencias del manga, pero más que nada de los videojuegos (de veras es muy, muy fan de eso) empezó a publicar en su blog las aventuras de un personaje totalmente carente de capacidad e intención, y tan graficamente neutro que su nombre es el apócope de su descripción: MONI, por MONIGOTE, porque eso es, un monigote neutro y básico. La gracia de todo es que este sujeto es una especie de NEO, aunque todo parece indicar que lo es por puro accidente. A través de páginas bellamente ilustradas en Pixelart, Moni avanza en su aventura que tiene todos los elementos del RPG clásico, especialmente de las primeras ediciones de Final Fantasy (y de todos los homenajes de esa saga que encontrás en los sitios de juegos en flash o similares en la web). Por un breve lapso de tiempo, de tan genial que era la historieta, fue publicada en la revista [IRROMPIBLES] desde el número 3. Casi en paralelo surgió el proyecto de hacer un juego, porque una historieta que parodia a un juego tiene todos los elementos para ser un juego. ¿O no?
Desde mediados de ese mismo año, Bruno juntó fuerzas con el rosarigazino David Rodríguez y más tarde (bastante más tarde) con el españolísimo Adrián Hoyo. Con Bruno como Mastermind de personajes, ilustración y argumento, David en las labores febriles del armado de sprites, y Hoyo en las tareas de programación y aspectos técnicos, tras montones de betas y correcciones de código, y actualizaciones del RPGMaker, en 2016 apareció la versión más definitiva del juego.
Ahora, ustedes preguntarán qué hago yo hablando de un juego en un sitio sobre fanzines. Monigote Fantazy tiene todo el espíritu de un fanzine hecho y derecho: está hecho por apasionados, es independiente y no genera un puto mango de ganancia, porque la descarga del ejecutable es GRATIS. Hasta los fanzineros más toscos como el que ésto escribe acabamos vendiendo nuestras revistas y, salvo por la inflación, agarrando algún billete de diferencia en la venta en eventos (que acaba pagando los viáticos, generalmente, y ni siquiera, generalmente lo gastamos en la bebida o los snacks que comemos en la mesa donde vendemos los ejemplares). Para esta demoradísima entrada 13 del blog, siendo el número muy caro a mi persona, tenía que hacer algo especial. ESTA SECCIÓN FANZINE GAMING es eso, y la inauguramos con un juego que se merece de veras que nos obliguen a bajarlo por STEAM.

La historieta con la que todo empezó. Nuestro héroe obtiene su espada legendaria y sus primeros puntos de experiencia. El juego empieza con esas tres primeras viñetas.

¿De qué se trata?
Moni, un monigote blanco de aspecto genérico, mudo y aparentemente no muy avispado, se encuentra con una espada legendaria que saca de una piedra. O sea, automáticamente y sin entender mucho, se convierte en el héroe que la leyenda indica que va a salvar al mundo. A partir de ahí, si no te quedó en claro que la cosa viene para el lado del humor, aunque sin perder una gota de los elementos del juego RPG de aventuras como Final Fantasy, es porque estás en el juego equivocado. Todo el camino por las diversas pantallas, mapas y escenarios está regado de elementos humorísticos en cada rincón, cosa muy pero muy cara a mis sentimientos, y de eventuales peleas. Moni se cruzará por el camino de tres personajes totalmente arquetípicos y sumamente conscientes de ello, claro guiño al jugador de este tipo de juegos, todos con nombres que se parecen demasiado al del protagonista: Mogi, Moki y Mofi. Una sexy maga negra, Un Guerrero Bárbaro y un Antihéroe Mediocre. Si has jugado Final Fantasy o similares, conocés las mecánicas, mediante peleas mejorás los personajes, conseguís armas y trajes, y vas desarrollando la aventura, siempre topándote con momentos desopilantes y claras parodias de otros juegos.
Honestamente, se dice que el juego brinda unas quince horas de diversión, y no siendo fan de los RPG, no lo terminé. La vida me puso otras barreras que me alejaron incluso de esta reseña, por eso llega dos años tarde. Pero claramente el juego tiene los elementos para que un fan lo disfrute, si yo que no lo soy disfruté cada momento que lo jugué.

Escenas como éstas dejan en claro dos cosas: 1) Que el juego no duda en reírse de los clichés del género. 2) Que los gatos son definitivamente malévolos.

¿Quién debería jugar Monigote Fantasy?
De primera, cualquier fan de este género que, como me pasa a mí con el comic de superhéroes, lo adora con el corazón pero no por eso no le reconoce los clichés de los que es bueno reírse, pero también aquel que quiera disfrutar del humor, en tanto se pueda bancar las muchas peleas que se necesitan (y las partidas salvadas y reiniciadas cuando uno pierde la pelea y se muere) para hacer avanzar la trama. El juego en sí no es nada imposible, y los momentos cómicos hacen que valga la pena. Obviamente si el RPG y los juegos con aire retro te parecen una aberración y cualquier cosa que no haya sido procesada por al menos una GeForce GTX 960 para verse en HD sin que se note el efecto aliasing te resulta un insulto a tus ojos, no deberías ni entrar en el sitio de BitBros, y deberías cuidarte cuando pasées por el PlayStore de Google o el AppleStore, porque los juegos retro que usan pixelart son multitud.
Ah, vuelvo a recordarles que el juego es GRATUITO y SIN ADWARES. ¿Quién te regala hoy en día 15 horas de juego con bocha de contenido sin siquiera ponerte un cartel de publicidad al costado o recordarte a cada rato que si querés podés donar plata para la causa? Si eso no es espíritu fanzinero, yo soy Alan Moore.


MAX KING

viernes, 25 de julio de 2014

Purple Comics Nº 3

Revista formato 14,5 x 20 cm, 46 páginas + tapa, blanco y negro, tapa y retiraciones color, encuadernado rústico. Autores varios. Editado por Purple Books. Blog original: http://purple-comics.blogspot.com.ar/ Sitio actual: http://comicspurple.com/
Cuando sumás talento, te salen tapas bellamente diseñadas como ésta.
¿Qué onda?
Purple Comics es una suma de voluntades basada en una inusual receta que mezcla los siguientes ingredientes:
Autores jóvenes, talentosos y frescos: 1 puñado.
Espíritu fanzinero de antología como modo de sumar mangos para poder publicar: 1 kilogramo
Mente maestra que mueve los límites más allá del ghetto fanzinero de salir cada vez que se junta el mango y las ganas de terminar la historieta: 1
Diseñador gráfico que la tiene clara: 1
Bolas para sacar algo diariamente aunque no necesariamente te paguen: 1 MONTÓN
O sea, agarrás la típica antología de fanzineros, le clavás esteroides, laburo a conciencia y atención a los detalles, y sacás tres números de historietas en papel y 15 revistas electrónicas en el transcurso de un año.
Producido por Mariano Sciammarella y dirigido por Lea Caballero, Purple Comics sale primero como blog al estilo de Historietas reales, con una serie distinta por día dando entregas semanales; luego sale como revista electrónica, descargable en el sitio arriba indicado, y como parte del propio plan de Lea y sus secuaces, en papel, a períodos regulares, cumplidos tipo reloj suizo durante el 2013.
Lo que hacen estos pibes, la mayoría de ellos más jóvenes que yo, me hace decir "cuando sea grande, quiero ser como ellos".
¿De qué se trata?
Purple Comics es una de las antologías más parejas en calidad que me ha tocado leer. Si han leído mis reseñas anteriores, habrán visto que, en general, las publicaciones que reúnen material de autores varios tienen altibajos. Y no es un tema de estilos. Purple Comics tiene dibujos de 5 autores con estilos propios, dos de ellos emparentados con el manga, pero separados del estilo puro yendo por caminos gráficos diferentes entre sí. Ninguno decepciona.
Por supuesto, nunca nada es rosa, y no voy a evitar observar cosas, pero sepan que mi detallismo rompepelotas no logró mellar mi experiencia como lector en lo absoluto.
Ahora, a las flores y las castañas, mis amigos. Las piezas incluídas en este número son:
Mad Hawk, Rain Maker, capítulo final, por Lea Caballero
El autor de Yo Nen y Cielo despunta el mash superhéroes/manga en el episodio final de este arco de MadHawk. Ciudad Cromática tiene la injustificada fama de esconder un fabuloso y mítico tesoro y es atacada por criaturas y villanos con regularidad merced de esta causa. Rain, el alado protagonista se enfrenta a una horda de hombres de lava, invencibles por número y por la imposibilidad de apagarlos con meros chorros de agua. Rain provoca un diluvio que inunda la ciudad con proporciones catastróficas para tratar de apagar y drenar a los enemigos y salvar así a la ciudad y a sus habitantes. Si te parece peor el remedio que la enfermedad, podés estar en lo cierto, pero Ciudad Cromática tiene un héroe que no suele tomar crédito: su gente. No te digo que Lea resuelva el entuerto con la elegancia del James Bond de Sean Connery, pero se las rebusca no solo para justificar que una inundación hecatómbica no acabe con la ciudad ni con sus habitantes, sino también para aprovechar la situación para dejar abierta la puerta a un nuevo villano, esta vez uno en el sentido clásico del villano del comic yanqui.
Gráficamente, Lea la tiene clara y en las escenas grandes se destaca su calidad. Una splashpage y una doble splash con viñetas insertadas muestra cómo debe dibujarse una ciudad inundada y el oleaje de tormenta.
Crónicas de tinta "La Sangre es más espesa que la tinta", por Marce Martí.
La chica que de día labura en una imprenta y de noche aprovecha su poder de transmutarse en una etérea masa negra líquida que se mueve entre las sombras, investigando misteriosas muertes en plena calle, bajo el nombre de La Tinta. La Tinta está llegando al meollo de su investigación y se topa con un adversario inesperado y más interrogantes que respuestas. El dibujo parece perder un poquito de fuerza al imprimirse en este formato. En la versión web, esas mismas tramas de grises se ven mejor, aún en las viejas pantallas CRT, pero es un detalle. La historia fluye, la intriga crece y uno queda con ganas de más, que es lo que esta revista quiere, al fin y al cabo.
Jellykid, Hero time, por Franco Viglino.
Si no sos del palo de los superhéroes, difícilmente entiendas que un nene de la calle que vive en la casilla abandonada de los guardavidas de una playa encuentre una especie de gorro de baño mocoso como una aguaviva y en vez de tirarlo a la basura se lo ponga, adquiriendo increíbles poderes marinos. No solamente eso, tampoco entenderás que apenas adquiridos esos poderes, el pibe los use como si hubiera nacido con ellos. Si sos del palo, sabés que eso es normal. Y si sos lector de Max King Comics!, sabés que hay leyes científicas que explican estos fenómenos. Se trata de la Ley de Broome-Kane, que explica que todo poder recién adquirido es utilizado instintivamente en la primera ocasión en que se requiere y recién luego de eso, la mente conciente empieza a procesarlo y a comprenderlo, y el aprendizaje comienza casi de cero.
Viglino tiene un estilo mangoso mucho más cercano a lo que uno entiende como manga que Lea Caballero. Si yo supiese algo de estilos de manga, de seguro les diría exacto qué autor influye a cada quién, pero no es el caso. Y la verdad, poco me importa, porque los dos dibujan muy bien y lo que hacen me gusta más que la mayoría de los mangas que he tenido la chance de chusmear. Jellykid está saliendo de ese estado que describe la Ley de Broome-Kane y acaba de salvar a un hombre y a su hija de un incendio en la embarcación del pescador. En gratitud, el hombre lo lleva a su casa, una casa bastante grande, justificada en que el hombre trabaja en el faro y transportando cargas entre las islas (la historia ocurre en un archipiélago). Cuando el pibe está instalado y finalmente se cambia la ropa (deja la camiseta del Niupi, referencia a Captain Tsubasa para los del palo del manga) cuando es llamado por una voz de regreso al mar. Allí es donde Oliver (como Atom, más referencias a Captain Tsubasa) vuelve a calzarse la gorra que le da sus poderes y nada al encuentro de su Abin Sur, de su OA, de su consejo de Maltusianos, la Mother Jelly, que le va a explicar al pibe por qué fue elegido para ser el Jelly Kid, el pibe aguaviva. El dibujo es impecable, con un preciso balance entre grises manuales y tramados mecánicos. Hay dos splashpages en esta historieta que son joyas gráficas. Entre esto y lo de Lea Caballero, me compro cinco sombreros para poder ponérmelos y sacármelos uno por uno saludando esta calidad. En serio, muchachos, se pasan.
35, Tierra, por Diego Bo Fernández.
En un mundo posapocalíptico, 35 es uno de muchos guerreros creados genéticamente al que envían desde la supuesta última ciudad de la civilización humana para explorar "el yermo". La idea no es que pase los límites del yermo, sino que los habitantes de la ciudad no tengan nunca esperanzas reales de abandonar esa ciudad aíslada de la supuesta raciación imperante fuera de la cúpula. El guión hasta aquí deja muchos espacios vacíos para que los llene el lector, tira poca información y mucha acción, y el dibujo tiene dos cosas que, sin bajar la calidad general de la revista, le bajan contundencia al talento latente de Diego: las tramas mecánicas son más grandes que las de cualquiera de las otras historietas del número, lo que molesta un poco, y el dibujo es demasiado limpio para el estilo, y para el blanco y negro. Hay escenas donde los cuerpos no se ven tan naturales y si alguien es neurótico de la anatomía marcará algunas poses incompatibles con la figura humana, pero yo no dudo que Diego Bo puede llegar a ser bueno. Lo que aparece en cada viñeta se entiende y eso es mucho, si tenemos en cuenta algunas de las últimas reseñas que hice. No muchos dibujan tan bien las manos abiertas, aunque se le nota que los puños le cuestan (paradoja, ya que a los que dibujamos mas o o menos, los puños nos salen, coherentemente, como piña, y las manos abiertas nos cuestan).
Le Fadet, El relato final del bosque, de Fer Gris.
Quería conocerla en persona, pero Fer Gris se mudó al sur y no suele estar en ninguna de las apariciones de la troupe de Purple Comics. No siempre se encuentra uno a una dama que dibuja fantasía medieval, con sus caballeros de armadura y las espadas, y las brujas, y los duendes, y las imágenes oníricas y mágicas. La historia del caballero que se enamora de la ninfa y gana la eternidad en el bosque mágico del Fadet acaba cuando el caballero, que había sido retenido en el bosque por la belleza de un hada, debe defender el bosque de un cazador. A veces, Fer me recuerda a Alcatena, aunque ciertamente Gris usa muchas menos rayitas (Quique ranquea atrás de Brian Bolland en la lista de dibujantes que más rayitas hacen cuando arman las tramas) y a veces la belleza de las imágenes radica en la limpieza del trazo. Una buena coronación para un gran número.
¿Quién debería comprar Purple Comics Nº 3?
Además de los que ya compraron los números anteriores, Purple es una balanceada antología de aventura y superheroísmo, con espacio para agregar géneros y talento para tirar al techo, bien editada y muy bien producida. No solamente hay que comprarla, también hay que bancarla, porque el proyecto de Lea para este año es sacar un libro a todo culo con mucho, pero mucho material. Es más, han armado un proyecto para juntar la guita para llevarlo adelante mediante Crowdfunding, lanzado en Idea.me (AQUÍ) No solamente recomiendo conseguir la revista, sino también apoyar a este libro que ya tiene una hermosísima tapa dibujada nada menos que por Salvador Sanz (Angela Della Morte, Catzole). Papa fina, hay que bancarlos.

MAX KING

miércoles, 23 de julio de 2014

Carlitos Año 2: "Héroes o demonios"

Libro, formato 22 x 15 cm, 72 páginas blanco y negro, tapa color, encuadernado rústico. Editado por Universo Retro. Autores varios. Sitio web de la editorial: http://www.universoretro.com.ar/
Tapa ilustrada por Flavio Luccisano que muestra los tres momentos más importantes. El primer episodio de Carlitos tenía mucho blanco en la tapa, éste tiene una ilustración como para poster de película.

¿Qué onda?
El primer tomo de Carlitos dejaba a este veterano perdedor encerrado en un manicomio, acusado de causar el incendio de donde, ataviado con el traje original de Batman de Adam West, rescató a una nena. Así lo confirmamos en Antología de Héroes Argentinos Volúmen 3, de la misma editorial, reseñada en este mismo sitio (ACÁ). Cuando Bizancio rescata a los héroes, encuentra a Carlitos en ese manicomio y le avisa que le va a mandar a alguien. Es en este número donde se verá qué pasó con esa promesa, aún cuando Bizancio ni pinte. Con el creador de Carlitos, Sebastián Ariel Rizzo como mente maestra detrás, él y otros guionistas arman un Carlitos fragmentado en siete historietas cortas que construyen la base del Carlitosverso que se viene, con aliados, enemigos y una épica propia para un héroe que surge, luego de empezar cayendo bien abajo, incluso cuando la pobre vida que llevaba Carlitos al principio de la primera entrega parecía no admitir más subsuelos.

¿De qué se trata?
Tras un prólogo de Gabriel Bobillo, empieza de lleno la acción con las siguientes piezas de comic:
Kerosene, con guión del propio Bobillo y dibujos de Alberto Aprea.
Se presenta un enemigo, un pesado que hizo guita con negocios turbios, tras leer sobre Carlitos rescatando a la nena quiere beber del caldo de la redención, pero en la leña echa el kerosene de la venganza mafiosa, y se quema con el fuego del tiro con el que pretendía matar dos pájaros. A un admirador de Batman le hacía falta un personaje con la cara quemada como enemigo. Gran guión de Bobillo y un dibujo de Aprea que aporta fuego a la situación, justamente lo que ese guión más le pide.
Víctor y Dumbo "Horas Extras", con guión de Sebastián Rizzo y dibujos de Matías Paolini.
Si Starsky y Hutch fueran de la Bonaerense, no serían Mosca y Smith, sino Víctor y Dumbo. ¿Por qué? Mosca y Smith eran honestos, al fin y al cabo. Victor y Dumbo... son coherentes a su contexto. En el guión, Rizzo muestra la cancha que tiene para mezcar humor, acción y una historia urbana de canas argentinos que hacen "horas extra", y cuando ves lo que hacen, entendés por qué el encomillado. En los dibujos, Paolini pide color, y lo pide demasiado intensamente como para convencerme de que el dibujo es bueno. Tengo un ejemplo patrón para ilustrar cuando un dibujo es tan bueno que aún sin colorear se sostiene: Cazador Nº 7. Originalmente pensada para salir a color, la historieta salió en monocromo por problemas que ya ni recuerdo y es el número en blanco y negro que más me gusta de los siete. El dibujo se veía tan bien en blanco y negro como se iban a ver los siguientes números a color. Y es que el buen dibujo no necesita el color para zafar. Claro que el color puede ayudarlo o incluso mejorarlo, pero siendo bueno, puede prescindir de él.
No pasa con este dibujo de Paolini, que parece necesitar color para llenar todo ese blanco que abunda en las páginas. Es probable que alternando páginas con fondo negro y fondo blanco quedase mejor, o sencillamente la historieta necesitaba color para omitir tantos fondos y dejar tanto espacio en blanco.
Pese a esto, entre el texto y las partes donde el dibujante optó por usar tinta, la acción se comprende y pinta que estos canas también van a ser un "villano recurrente". Que el guionista sea el creador de Carlitos aporta a esta idea.
El Poder de un hombre murciélago, con guión de David Rodríguez y dibujo de Daniel Omar Perez.
Un dibujo prolijísimo, ideal para una historia donde aparecen varios personajes de la vida real. Situada alrededor de los eventos de la primera historieta de Carlitos, el guión de David Rodríguez cuenta lo que pasa con Adam West luego de que Carlitos se llevara el traje. Entre las personas reales que encontré en la historieta, que parecen calcadas de fotos (recurso más que válido, cuando se lo usa bien), encontré, además del actor yanqui del Batman con pancita (inspiración original de mi Chanchman), a Guillermo Francella haciendo de tachero, y a Esteban Espósito haciendo de sí mismo. ¿Quién es Esteban Espósito? Es el creador de El Magni y mente maestra de El Blogazo del Comic y de Magnificomics, y juega un papel fundamental en la historia. ¿Qué tul? Es el efecto magnético que Carlitos tiene en todos nosotros, los fanas de Batman. Una historia redonda dibujada bellamente.
Empatía, con guión de Guillermo Grillo y dibujos de Edu Molina.
El equipo que nos dió Animal Urbano volvió a juntarse, esta vez para hablarnos del flamante miembro de la oficina secreta de Confinamiento y Ficcionalización, al que conocimos en el tomo 1 de Antología de Héroes Argentinos. En uno de sus primeros casos, debe decidir qué hacer con una persona que siente el dolor ajeno. Ese mismo poder lo lleva a ser pieza clave en un descubrimiento inesperado dentro de una importante tragedia de nuestra historia reciente. La pluma de Grillo, entrenada en el ejercicio de su carrera de cineasta, le pone acción a los escuetos textos.  Y el trazo de Molina está intacto. Tan grosso es lo de Molina que hay una viñeta, donde se ilustra el choque del tren desde adentro, que me hizo pensar en una especie de Guernica argentino. Cosas que te pasan cuando te gusta mucho el laburo de alguien, a lo mejor, o a lo mejor es que Molina es un grosso, nomás.
Máximo, nace un héroe, con guión de Adrián Paglini y dibujos de Adrián Ruano.
Adrián es el editor de Universo Retro, una editorial que empezó haciendo juegos de cartas y ahora recaló en esto de editar historietas. Algo así como lo que pasó con Panini o Sticker Design. Pero a diferencia de esas editoriales, el capo de Universo Retro sabe hacer guiones de historieta. Si querés, discutile si es bueno o no, como se lo podríamos discutir a otros que han estado en la posición de poder de decidir si algo es digno de publicarse o no, como Andrés Accorsi, que no es precisamente jactancioso de sus poco guiones que llegaron a convertirse en una historieta. Pero Paglini, me parece, entiende de lo que hace, y presenta una historia, dibujada en un estilo bastante comic yanqui de un nene nacido en Grecia (única marcada de cancha: tengo entendido que los griegos dejaron de creer en Zeus y los olímpicos hace bastante más de 35 años, y abrazaron la fe católica) aparentemente tan fulero que los padres tratan de ahogarlo en el mar, convencidos de que fueron maldecidos por Zeus (¿?). Como fuere, el pibe acaba en un cajón de madera en un buque mercante griego y es encontrado por un argentino en el puerto de Santos, Brasil. El pibe crece en el humilde hogar de aquel hombre y su mujer, que lo tratan como a un hijo, viendo a los Titanes En el Ring en la tele y aprendiendo a defenderse a los golpes y de grande, decide convertirse en luchador y salir a buscar a sus ídolos, para lo que viaja a Buenos Aires. Encuentra nada menos que al Ancho Peucelle, quien lo entrena a cambio de que lo ayude con un asunto cuando llegue el momento. El asunto tiene algo que ver con Carlitos, pero no me queda claro si El Ancho piensa que Carlitos es enemigo o amigo. Mientras, el pibe despunta el vicio de la lucha vigilando el barrio, trompeándose con pungas y salvando a una chica ciega a la que parece tenerle echado el ojo, dejando la idea general de que Adrián y Ruano acaban de presentar un personaje interesante para seguirlo más allá de su relación con Carlitos y con El Caballero Rojo, integrado al Carlitosverso rato ha.
Aunque el guión sea observable en cuanto a detalles (cosa en la que soy, ya lo dije, un hinchapelotas), se lee sin problemas y deja muchas puntas interesantes para explorar, lo que siempre es bueno cuando uno presenta un personaje con la intención de seguirlo.
Sacarse la careta, con guión de Nicolás Mobiblia y dibujos de Pablo Canadé.
En una historia más que redondita se nos presenta el comienzo de la carrera de la primera de los Robins que seguramente acompañarán al "Batman" de Carlitos. Intensa, interesante, comprometida, la historia muestra cómo las conciencias burguesas esconden en su interior aquello que endilgan a quienes ven diferentes, quienes no se conforman con ser lo que les asignaron, lo que les toca, y quieren algo de justicia, de dignidad y de respeto. El dibujo parece hostil a la vista al principio, pero resulta adecuado a la oscuridad de la historia, al final. Acaso le encontré una inspiración en el Frank Miller de The Dark Knight Returns, acaso necesite anteojos, como sea, parece el dibujo adecuado para el guión y sus detalles.
Escape de Arjam, con guión de Sebastián Rizzo y dibujos de Ricardo Fullana.
No puedo ser bueno con esta pieza. Puedo ser piadoso, de hecho, tiendo a serlo cuando hablo de los colegas fanzineros, pero leer este guión de Seba llevado a cabo por Fullana de esta manera me hace muy difícil apiadarme. Este guión merecía otro trato gráfico. Más que nada porque es el guión que narra el escape de Carlitos del manicomio en el que lo encerraron, y luego de que la llegada de Chiche Gelblung para entrevistarlo evitara su suicidio. Merece mejor trato gráfico EL momento en que cambia la historia de Carlitos, el momento en que recupera la libertad, tras mucho tiempo adentro.
El dibujo es denso, es feo, de a ratos no se entiende. El único que se nota bien la cara es Chiche Gelblung, que aparece con el objeto de entrevistar a Carlitos en virtud de eso que lo tiene allí encerrado: lo que, muy consecuentemente, para Chiche, Carlitos hizo sin dudas: asesinar dos personas e incendiar la casa disfrazado de Batman. El loquero donde lo tienen encerrado a Carlos está lleno y es un polvorín por explotar, pero el dibujo no refleja la tensión, sino solamente el hacinamiento y la agresión. No hay trazos que distingan dónde hay que mirar, el thick & thin no se nota, o se nota muy poquito. Muchas escenas tienen tal densidad que hay que verlas mucho para lograr entender. Y eso más allá de si el estilo me gusta o no. No entendí toda la acción de una sola lectura.Una pena.
Más allá de este final con sinsabores, el libro toma la historia donde quedó en la primera parte, se contagia del espíritu antológico de la publicación hermana y entrega un popurrí de historias que construyen el Carlitosverso y lo expanden. Carlitos está para quedarse, y si tiene dibujantes que lo sepan tratar de acuerdo a la historia que cuenta, tenemos un gran Carlitos. Como dibujante que ha entregado guiones a otros para que lo dibujen, sé lo hermoso que es ver que un dibujante hace con tu guión lo que esperabas de él, que te trata bien el guión.

¿Quién debería comprar Carlitos Año 2: "Héroes o Demonios"?
Si leíste la primera Carlitos, si estás siguiendo la serie de Antología de Superhéroes Argentinos, si te van los superhéroes, el comic nacional y/o creciste viendo Titanes en el Ring en alguna de sus encarnaciones, tenés que darle una chance a este libro. Su selección ecléctica de dibujantes puede parecerte una montaña rusa de emociones, pero al cabo ¿quién se aburre en una montaña rusa?

MAX KING

lunes, 21 de julio de 2014

Fanzin Preview

Fanzine formato 14,5 x 20 cm , 24 páginas, blanco y negro tapa y una plancha interna en color. Editado por la autora. Autora: Natalia Lombardo. Blog de la autora: untadoendetergente.blogspot.com
Un buen ejemplo de cómo presentar los personajes y el título sin saturar la tapa ni dejar dudas sobre si esa es la revista que veníamos a buscar.

¿Qué onda?
Cuando miro los laburos en color directo de Natalia Lombardo pienso en la ilustradora perfecta para un libro de lectura de escuela primaria. Acaso sea cierta estética kistch que se me recuerda esquemas de color simples y contundentes de tiempos de mi niñez, cuando no había toda esa parafernalia tecnológica de sombreados resueltos con precisión informática imposible que hay hoy en día. Hago una relación imposible con las ilustraciones de María Alcobre para el Viento en Popa 2 de Mirta Goldberg de las ediciones ochentosas de Aiké. Imposible porque el estilo de Natalia no tiene nada que ver. Lo que más se le nota a este fanzine y a Natalia es la atención al detalle y el cuidado de ciertas cosas a la hora de editar. La revista tiene dos planchas de papel ilustración a color, uno para la tapa y otro para una especie de cubierta interna, con dibujos de Sebastian que se repiten en patrón. Eso es mostrar criterio estético para presentar una revista. Las esquinas derechas de la revista están redondeadas, lo que es un detalle que indica una intención muy profesional al montar y armar los ejemplares. Esas cosas cuestan, porque no se hacen a mano (a mano queda horrible y salvo que seas una máquina infalible, nunca quedan parejas).
También me encuentro ante el primer fanzine que se declara como tal desde el título.

¿De qué se trata?
Fanzin Preview es la revista menos críptica que he tenido oportunidad de tener en mis manos. Si deschava su formato en el título, buchonea su idea en el subtítulo, y te cuenta la cosa de una en sus primeras páginas, con presentaciones de los personajes principales primero y de la historieta después. De hecho, más de la mitad de las páginas de la revista se dedican a las presentaciones y a bellas páginas con dibujo y diseño pero sin historieta. Siete páginas bastan para presentar la historia de un pibe que se reparte entre el ceramismo y la taxidermia como modos de vida y su vocación fanzinera, que un día decide abandonar el abandono de su carrera historietística y rearmar su grupo para volver a hacer fanzines. Como la revista indica, es una preview, una muestra de lo que será la obra completa. Los personajes principales son un tanto border: un fanzinero que labura haciendo cerámica y embalsamando animales, un mangaka gay sadomaso que sueña con comerse un bebé chino, un artista conceptual mitómano, hipocondríaco y politóxico, una suizojaponesa misántropa que trabaja en un local de comidas rápidas pese a que tiene una considerable fortuna familiar y vive en una mansión con lago propio, y una patinadora artística de familia de alcurnia con un serio problema de drogas, cuya presentación formal no se encuentra en este número.
El disparador es un ex-colega fanzinero que toma una idea del protagonista, Sebastián, y la convierte en una historieta en la que no lo acredita para nada, lo que lo motiva a Sebastián a volver a hacer fanzines y reclutar para eso a una serie de amistades. En el camino, hat situaciones cómicas y limítrofes, y un equipo que empieza a conformarse. Son presentaciones breves y contundentes, sin lugar para mayores desarrollos. Al cabo, es una preview. Es de esperar que salga alguna vez el FANZIN posta, el que cuente LA historia, pero siendo fanzine, nunca se sabe.
Por ahora, hay que conformarse con este comienzo.
Si hay que marcarle algo a una revista tan cuidada en detalles como ésta, es la impresión de las historietas en particular y la del contenido en blanco y negro en general.
Los dibujos que originalmente eran a color y se pasaron a grises para el interior de la revista quedaron un poco oscuros. Es probable que hayan usado la misma saturación para las historietas, que parecen estar hechas a tinta y pensadas para imprimir en blanco y negro. En algunas páginas, esa saturación y el uso de tanto negro causó que algunos lugares donde debiera haber blanco se ensuciara con tinta, o que se noten los renglones de guía para los textos dentro de los globos de diálogo.
Cosas que se nos han escapado a todos los fanzineros, dicho sea ésto. Editando aprendemos, esa es la verdad. Lo mismo pasa con el tema del centrado de las páginas a la hora del corte. Hay páginas que quedaron muy afuera, y la cizalla casi se morfa un costado, en las páginas pares de la historieta (2, 4 y 6).
La tapa vende, hay que decirlo, y esta tapa tiene color, un título grandote y rojo que llama la atención (lo hizo conmigo) y los personajes dibujados claros y en buen tamaño, cosa que también ayuda al ojo a mirar la tapa. Lo que de veras quiero es que Natalia saque de una buena vez el resto de la historia, o el número 1 de FANZIN, para saber qué va a pasar cuando el equipo se complete, y ver qué nuevas situaciones genera esta ecléctica yunta de fenómenos que buscan hacer lo que todos nosotros: triunfar haciendo un fanzine.


¿Quién debería comprar FANZIN preview?
Es claramente una historieta para adultos, o para gente con un mínimo de madurez mental. Aunque son dibujos potables para ilustrar de cuentos infantiles o libros de lectura de primaria, el guión apunta más a gente del palo y de las edades de los protagonistas, o sea jóvenes adultos. Es una interesante tensión que da para mucho más, en una edición bastante lujosa para el estandar fanzinero, y si mejora algunos detalles y tira la carne al asador presentando la historieta completa, vamos a estar hablando de un PROZINE digno de lo que Sebastián Moreaux, su protagonista y líder, desea: un fanzine para triunfar.


MAX KING

jueves, 17 de julio de 2014

Conceptos Yegüísticos

Fanzine formato 14,5 x 21 cm 20 páginas blanco y negro, tapa color. Editado por Leona Leoni. Autora: Leona Leoni. Blog de la Autora: http://cecilialeone.blogspot.com.ar/ Blog de la publicación: http://conceptosyeguisticos.blogspot.com.ar/
Es envidiable la gente que pinta con marcador y logra que se vea bien. A mí no me sale.

¿Qué onda?
Por lo poco que anduve mirando en los sitios web referidos, Leona Leoni, nome de guerre de Cecilia Leone Iglesias, es una artista que se expresa coloridamente tanto en papel como en paredes (en forma de bellos "graffittis" si es que a estos murales se les puede decir así, teniendo más elaboración estética que los graffittis de tiempos de la represión donde escaseaba el espacio para expresarse sin censura, y el tiempo para hacerlo antes que viniera la cana, y más laburo creativo que los TAGs tan en boga hoy en día). No he hallado datos biográficos como para presentarla formalmente, ni más publicaciones previas que la que convoca esta reseña. Claro que no busqué demasiado, pero la chica a la que le compré esta revista es más joven que yo, así que acaso esta revista sea su primera en el mundo fanzinero, o yo sea muuuuuuuy colgado.

¿De qué se trata?
Conceptos Yegüísticos recopila piezas de humor e historieta desarrolladas por Cecilia en Facebook, Blogger y Tumblr.
Viene presentado en secciones. La primera se llama Basta de Gilada! y tiene chistes de una a tres viñetas.
Luego viene una historieta, llamada "Las Mostri Aventuras de Leona Leoni y Amigxs", y cierra con otra historieta, más corta que la anterior, inluso, llamada Durante el fin del mundo, en forma de chiste apocalíptico. Todo tiene mucha gracia y se deja leer, incluso para el lector no fanzinero. Las páginas interiores tienen un papel un tanto delgado que se transparenta apenitas, pero la impresión, teniendo en cuenta que es en monocromo y los originales son a color, es muy buena. El dibujo está bueno, y se entiende incluso cuando el color del original inunda de gris la página. Y aún cuando la línea que usa Leoni no es gruesa.
Lo que me gustaría que me explicasen es por qué del cambio de "Consejos Yegüísticos" a "Conceptos Yeguísticos", porque además del dibujo de la página final, está la dirección de Blogspot que aún figura en los listados de Google, pero que ni siquiera está disponible para usar en Blogger.


¿Quién debería comprar Conceptos Yegüísticos?
Yo veo gráficamente a estas historietas en la línea gráfica de otras talentosas dibujantes argentinas como Carochinasky y Clara Lagos. Siendo parte de esta nueva era en la que el material nace ya a colores en la pantalla de una compu, uno puede esperar que no hayan tramas manuales y que los grises no sean consecuencia de un trabajo original de sombreado mecánico o manual, sino del traspaso del color de la pantalla al gris del offset. Pero me atrevería a decir que este ejemplar es un buen lugar para acceder al mundo en el que florecieron Océano y Charquito. Y siempre es bienvenido encontrar damas que hagan historietas, en un medio que ha estado oliendo a huevo rancio por tantos eones.

MAX KING